La IBERO suma cinco programas con acreditación internacional en 2018

Lun, 21 Ene 2019
Las acreditaciones brindan certeza a la sociedad de que somos una institución educativa seria: Directiva
La Iberoamericana tiene acreditaciones de carácter nacional en todas sus licenciaturas, con excepción de Ciencias teológicas, Actuaría y Sustentabilidad Ambiental por ser programas, híbrido en el primer caso, o de reciente apertura; y 12 internacionales
En el área de Posgrados, 24 de nuestros programas forman parte del PNPC de CONACyT
  • Sonia Fernández, directora de Cooperación Académica en la IBERO, y Lucía Yfarraguerri, coordinadora para la Acreditación y Evaluación de Programas de Licenciatura en la Universidad. (Foto Alberto Hernández)
  • El Mtro. Abraham Vergara, del Departamento de Estudios Empresariales, explica metodologías de trabajo a representantes de la acreditadora EQUAA (Education Quality Accreditation Agency). (Foto Alberto Hernández)
  • El equipo de trabajo de EQUAA (Roberto Curcy, Daniela Rosim, Eric Talavera y Miguel Angel Haro) en una visita reciente a la IBERO. (Foto Alberto Hernández)
  • Lucía Yfarraguerri recibe en Chile una certificación. (Foto: Cortesía)

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México cerró 2018 con la acreditación internacional de cinco programas de licenciatura: Administración de Negocios Internacionales, Administración de la hospitalidadContaduría y gestión empresarialComunicación y Finanzas, con lo que son ya 12 programas con esta categoría.

Asimismo, la Licenciatura en Diseño de Indumentaria y Moda y el programa de Técnico Superior Universitario en Producción Gráfica está en vías de obtener la distinción. Para este 2019 se buscarán las acreditaciones internacionales de Mercadotecnia y Administración de empresas

También en 2018 logró su acreditación en el plano nacional el programa de Diseño Industrial, así como los de Técnico Superior Universitario en Sistemas Administrativos y Contables, y el de Software.

Lucía Yfarraguerri, coordinadora para la Acreditación y Evaluación de Programas de Licenciatura en la Universidad, comenta que la Iberoamericana cuenta con acreditaciones de carácter nacional en todas sus licenciaturas (36 en total), con excepción de Ciencias teológicas, y las dos carreras nuevas: Actuaría y Sustentabilidad Ambiental, que no son susceptibles porque el plan de estudios es híbrido, en el primer caso, o no tienen aún egresados (los dos últimos).

En los programas de Técnico Superior Universitario, cuatro de seis pueden presumir esta distinción.

En el área de Posgrado, 24 de nuestros programas (44 en total) forman parte del Programa Nacional de Posgrados de Calidad del CONACyT, dos con el nivel de Competencia Internacional, siete Consolidados, 10 En desarrollo y cinco de Reciente Creación.

Además, ocho programas han sido evaluados por CIEES (Comités Interinstitucionales para la Evaluación de la Educación Superior), seis en Nivel 1 y dos más tienen estatus de En Proceso. Posgrado también cuenta ya con varias acreditaciones internacionales.

LA IMPORTANCIA DE LAS ACREDITACIONES

Sobre la importancia de estas acreditaciones, la directora de Cooperación Académica en la IBERO, Sonia Elizabeth Fernández Orozco, puntualiza que la Universidad Iberoamericana se ha comprometido a que todos los programas académicos tengan una acreditación nacional y una internacional, “y nosotros estamos caminando en esa vía”. Destaca que, debido a que existe una política institucional por la calidad, todas las áreas deben realizar esfuerzos suficientes para ir incorporando cada una de las carreras que ofrecen a este ejercicio de revisión permanente.

La directiva de la IBERO precisa que “en nuestra Universidad consideramos que las acreditaciones brindan certeza a la sociedad de que somos una institución educativa seria”.

Sonia E. Fernández añade que “las recomendaciones que hacen las agencias acreditadoras, junto con la entrega del certificado que acredita a una institución, funcionan como un insumo muy útil que, en el momento de construir los planes de mejora continua de un programa, permite realizar adaptaciones pertinentes.

“Al final de cuentas todos ganamos: gana la Universidad porque rinde cuentas a la comunidad a la que sirve y le está diciendo que la calidad sí es un factor que promueve la inclusión. Nos obliga a ofrecer programas de calidad no solo para los que pueden pagar sino para todo el conjunto de becados que tiene la institución y que tienen derecho igual a recibir una formación de calidad similar”.

LA LABOR HACIA ADENTRO Y AFUERA DE LA UNIVERSIDAD

Pero ¿cómo se da este proceso de acreditaciones? La Dra. Yfarraguerri, encargada de realizar esta gestión por la IBERO, indica que se hace primero una labor de persuasión, de diálogo y convencimiento con las áreas, lo que es sumamente importante, y después se buscan agencias y se ofrecen opciones a las coordinaciones de los programas.

“En los departamentos nos interesa alcanzar estadios de calidad que los pongan en consonancia con universidades del más alto nivel, hablando de lo académico. Hay que ir paso a paso alcanzando más y mejores acreditaciones para después brincar a los grandes reconocimientos internacionales”.

Prosigue la coordinadora de Acreditación en la IBERO: “Con Comunicación, primero pasaron la acreditación nacional, que es un trabajo de ocho-diez meses, y en seguida los abordamos para que gestionaran la internacional. Los instrumentos son similares, entonces pudieron dar continuidad y buscaron la internacional.

“Las acreditaciones internacionales ayudan cuando instituciones académicas con las que tenemos relación en otros países, solicitan estas certezas para avanzar; son varias las universidades extranjeras que se han acercado a la IBERO después de seguir por años la dinámica de cómo hemos venido creciendo en los estándares de calidad”, asegura Lucía Yfaraguerri.

 

 

¿QUÉ FACTORES SE CALIFICAN?

En el campo nacional, hay 10 categorías que, a su vez, se dividen en indicadores a través de los cuales se evalúan infraestructura, plan de estudios, profesores, todo el soporte de material para los estudiantes: laboratorios, talleres, instalaciones deportivas, culturales, la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero (que es una de nuestras ‘joyas’). A nivel internacional varía dependiendo del acento y profundidad en que las agencias quieren incidir; por eso es importante la selección de las acreditadoras: que sean pertinentes a lo que la IBERO busca.

Es muy importante la garantía que brinda una institución para preservar la seguridad de los datos que procesa y entonces se vuelve fundamental la visita que hacen a servicios escolares por todo lo que se implementa para garantizar seguridad, inviolabilidad de datos y documentos, certeza tecnológica y también jurídica para responder ante eventuales detalles. Se verifican también aspectos como protección civil (seguridad interna), movilidad estudiantil, formación de cuadros académicos, información estadística de la Universidad, seguimiento a egresados.

Las acreditaciones tienen cierto periodo de validez y en algunos casos se reciben visitas a los dos años y medio para verificar el cumplimiento de recomendaciones y avances, con lo que al término de la vigencia, a través de una nueva visita, se pueden refrendar o no.

EL ACOMPAÑAMIENTO A OTRAS UNIVERSIDADES

Sonia E. Fernández plantea que “ser una Universidad que tiene un claro compromiso con la calidad nos obliga a acompañar a otras que todavía no llegan a los estándares que nosotros hemos alcanzado. El discurso rectoral señala que, independientemente del estadio al que llegue la Universidad, no podemos dejar de mirar que, si somos un referente, estamos obligados a acompañar a otras universidades que se encuentran en estadios diversos al nuestro y a las cuales la experiencia de la Iberoamericana pueda ayudar”.

Cita el caso de la Universidad Rafael Landívar,de Guatemala, que al igual que la IBERO, forma parte de la Compañía de Jesús: en Guatemala, dado que no existen agencias acreditadoras, durante casi dos años, se capacitó a a su personal y varios vinieron a conocer nuestros procesos de acreditación.

Hoy la Universidad Rafael Landívar cuenta con muchas acreditaciones internacionales recibidas, lo que fortalece su aceptación de parte de la sociedad guatemalteca. Hay otras universidades de países que no tienen agencias nacionales consolidadas y buscan conocer nuestra experiencia.

Jorge Cervantes Magaña


COMPARTIR: