Éxito comercial de la Condesa daña calidad de vida de residentes: experta

Jue, 8 Feb 2018
Académicos participan en la IBERO en el panel ‘La apropiación social del patrimonio’
  • Dra. Gabriela Lee, académica del Departamento de Arquitectura, Urbanismo e Ingeniería Civil de la IBERO.
  • Dra. Louise David, docente de la IBERO y consultora en regeneración urbana y participación social.
  • Mtro. Leo Orellana, director General del Seminario Internacional para la Revitalización de los Centros Históricos en América Latina.
  • Dra. Irazú López Campos, consultora en comunicación y patrimonio.
  • Los ponentes hablaron de ‘La apropiación social del patrimonio’.

Es posible que el éxito comercial pueda ser la condena para colonias como la Condesa, en la Ciudad de México, pues las características que hacen estos barrios atractivos se han ido modificando para satisfacer las necesidades de la población que visita restaurantes, comercios y bares -sitios que generan ruido hasta altas horas de la madrugada- en detrimento de quienes allí habitan, dijo la doctora Gabriela Lee Alardín, académica del Departamento de Arquitectura, Urbanismo e Ingeniería Civil (DAUIC) de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México.

Así lo expresó la Dra. Lee durante su participación en el panel ‘La apropiación social del patrimonio’, realizado en la IBERO, donde comentó que el que la apropiación de un sitio sea posible o no, sea exitosa o no, tiene que ver con la relación entre población residente y la población visitante. “En zonas de la ciudad donde estos lazos sociales se vuelven débiles, donde no hay realmente una sensación de comunidad porque lo que abunda es la población flotante o los visitantes, es difícil hablar de apropiación social”.

“La diferencia entre apropiación y participación yo la estoy tratando de vincular a un indicador objetivo. A las personas que realmente se apropian de un espacio y lo consideran suyo, las llamé residentes; y quienes tienen un compromiso aleatorio y ocasional de participación con el sitio, los denominé visitantes”.

Apropiación, movilidad o status quo

La doctora Louise David, docente de la IBERO y consultora en regeneración urbana y participación social, añadió que cabe preguntarse a quién se incluye en el proceso de apropiación: o se respeta el uso de suelo comercial o el uso del espacio público o el uso de la vivienda; “qué uso privilegiamos en el diseño del proceso de apropiación”.

Si una persona elige vivir en cierta colonia, pero dentro de algunos años ya no le va a gustar porque se instaló una cadena de supermercados; ese es un problema. “Hay mucho apego a las casas, a la propiedad, y entonces una vez que nos instalamos no queremos que nada cambie”.

Son dos concepciones de la ciudad, o se fomenta la movilidad (los cambios dentro del barrio) o se deja el status quo; “y no sé cuál es la mejor. Pero si queremos hacer la movilidad, yo creo que un elemento muy importante es ir a mejorar los espacios que hoy en día no son muy atractivos para los turistas”.

Para el maestro Leo Orellana, director General del Seminario Internacional para la Revitalización de los Centros Históricos en América Latina (Sirchal Internacional), “la pertenencia no te la da solamente ser jurídicamente propietario o ser de origen. La pertenencia te la da el que tú participas en ese proceso, que es la vida, el uso cotidiano”. Por ello aseveró que hay que conjugar intereses, para que la dinámica urbana, la dinámica de evaluación del patrimonio, continúe.

Destacó que la noción de la escala del barrio es clave, porque ahí hay una dinámica natural de apropiación. “La calenda funciona, la mayordomía funciona, la señora que hace tal cosa, los oficios tradicionales. Si yo soy turista qué es lo que me va interesar ver; lo que es auténtico”.

Para que el patrimonio sea sustentable hay que trabajar con elementos vivos y evolutivos, no imponer que el patrimonio es de tal manera. “No podemos ser dogmáticos, el patrimonio se regenera. Lo que hoy consideramos patrimonio fue vanguardia en un momento, fue totalmente moderno, fue innovador. El patrimonio no es solamente lo nostálgico. La creación contemporánea, si es de calidad, también tiene un elemento de patrimonio”.

Patrimonio y comunicación

El patrimonio tiene que ser útil para la gente, utilidad que puede ser emocional, no sólo económica, y no necesariamente deber ser la utilidad original. Pero si pierde su sentido utilitario, el patrimonio está destinado a desaparecer, agregó la doctora Irazú López Campos, egresada de la Licenciatura en Comunicación de la IBERO y consultora en comunicación y patrimonio.

El patrimonio tiene que ser elemento para reforzar identidad, cualquiera que sea; elemento para reforzar autoestima, algo muy importante; y elemento generador de mejora de la calidad de vida. “Cuando nosotros entendemos que estos elementos locales patrimoniales generan una mejora en la calidad de vida de la población, ya sea el habitante, el que llega o el turista, entonces el patrimonio cobra sentido, es útil, cuidado, apropiado y valorado”.

Aseveró que la comunicación puede ser una herramienta muy útil en el ámbito patrimonial. Pequeños proyectos, programas, acciones e iniciativas pueden utilizar a la comunicación como herramienta para resolver malos entendidos que se puedan generar con el patrimonio.

“Cómo me comunico con mi patrimonio, pero también cómo mi patrimonio se comunica conmigo, es un tema bidireccional. Qué me representa, qué me dice el lugar en que vivo. Yo por ejemplo tengo un rol emocional con la Condesa, yo crecí en la Condesa, hasta una cierta edad yo viví ahí y me sigo considerando un actor importante de la condesa”.

Los actantes o actores son cualesquiera que tengan un vínculo emocional con un sitio, no son sólo quienes están presencialmente o más horas a la semana en un lugar; pues alguien puede estar lejos físicamente y aportar cosas útiles para la buena gestión o el buen seguimiento de un sitio. 

Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM


COMPARTIR: