Estudiantes de Liderazgo Ignaciano realizan campamento en Guanajuato

Vie, 15 Mar 2019
El objetivo fue fortalecer los lazos espirituales y establecer estrategias para mejorar la convivencia social
  • Los integrantes de este diplomado tuvieron diferentes actividades durante dos días, en Guanajuato (Cortesía).
  • Alumnas y alumnos realizaron algunas prácticas físicas (Cortesía).
  • El objetivo de la estancia fue fortalecer los lazos entre las y los estudiantes y mejorar el trabajo en equipo (Cortesía).
  • La confianza es uno de los valores que más se fomenta en este diplomado (Cortesía).
  • La interacción es vital para construir comunidad (Cortesía).
  • Aunque algunas actividades demandaron esfuerzo físico, los estudiantes nunca perdieron la sonrisa (Cortesía).
  • Los integrantes de este programa tuvieron que trabajar en equipo y buscar soluciones (Cortesía).

Con el fin de entender la relevancia de trabajar en equipo, la importancia de la cooperación y el impacto de crear sinergias, las y los estudiantes del Diplomado del Programa de Liderazgo Ignaciano Universitario llevaron a cabo un campamento de dos días en Guanajuato.

Los asistentes realizaron una serie de actividades para aprender a acompañarse y cuidarse, fortalecerse como equipo, alcanzar los objetivos comunes y cumplir los retos; además de reflexionar sobre el respeto al tiempo de cada uno de nosotros y ser empáticos con nuestros pares.

El campamento y las diferentes actividades que realizaron tuvieron como objetivo clarificar que el trabajo es con y para los demás, para servir, sentirnos plenos, hacer realidad la creación de espacios donde quepamos todas y todos para transformar la sociedad.

camp_caminar_en_cuerda.jpg

En sintonía con el objetivo del Diplomado —de proporcionar herramientas de trabajo en equipo, trabajo comunitario y elementos para el análisis de la realidad sociopolítica—, los participantes realizaron actividades que exigían comunicación, reflexión, coordinación, colaboración, negociación, evaluación, atención, responsabilidad, entusiasmo, ánimo, visión e inspiración.

La dinámica los llevó a vencer miedos, a trabajar juntos hasta encontrar soluciones, a celebrar en comunidad, donde el logro de uno fue el de todas y todos.

El campamento concluyó con una experiencia que los invitaba a seguir la brújula que llevan dentro en dirección a mayor vida, a trabajar con empeño incluso por lo improbable, confiando en los otros y otras, cultivando y celebrando su humanidad y dispuestos a escuchar lo que el mundo grita, para poder responder juntas y juntos, de manera consciente, a las exigencias del mundo de hoy.

(Con información de la Coordinación de Identidad y Misión)


COMPARTIR: